Amor y respeto en la pareja

A estas alturas de la vida y con varias relaciones previas, os queremos mostrar nuestra visión sobre algunos aspectos de pareja, que todos deberíamos conocer.

Son varios los factores que fomentan una buena relación. Dependiendo de cada pareja, habrá que poner más atención en unos u otros. Ademá ¡varían con el tiempo! Ya que las relaciones, son ¨elementos vivos¨ que debemos estar constantemente cuidando y revisando.

¿Qué valores?: Muchas personas, opinan que las parejas han de coincidir en los denominados ¨valores básicos¨ y nosotros nos hacemos 3 preguntas: ¿Tenemos claros nuestros valores?, ¿Los conoce nuestra pareja?, ¿Son invariables en el tiempo? En la mayoría de casos, las relaciones han iniciado sin conocerlos o ponerlos sobre la mesa y de ahí que en muchos casos, los ¨conflictos sorpresa¨ aparecen.

Sería ideal que cada miembro pudiera llegar a elaborar una lista que pueda ser expuesta con posteridad.

Los cimientos: Uno de los principales elementos para el buen funcionamiento de la pareja (Aunque parezca contradictorio), está en la ¨no dependencia¨. Es decir que, nuestra vida de forma individual, ha de ser tan completa, que no necesitemos al otro, para sentirnos bien.

Pero.. ¿Tú quien eres? Cuando estamos bajo los efectos del enamoramiento ciego… La imagen que estamos obteniendo, puede estar distorsionada. Por ello, espera un tiempo y opina cuando te hayas quitado la venda 🙂

¿Hay alguien ahí? Llegado este punto, uno de los fundamentos, debe ser la comunicación. ¡Pero no de cualquier manera! Si no… comunicación sincera, de la que a veces duele. Por supuesto que hay que tener tacto y medir las palabras pero, la verdad de lo que opinamos y cómo somos.. se ha de conocer. ¿A caso queremos que se enamore de una persona que NO somos? Ten en cuenta que, la máscara antes o después caerá por su propio peso.

Aceptación: Es imperativo aceptar plenamente cómo es la otra persona. No solo en el día a día y los momentos divertidos si no, cuando el lado oscuro aparece.

¨Por favor ponme límites¨: Tanto niños como adultos necesitamos que nos pongan límites.

En relaciones de pareja, no debemos permitir ciertas cosas, como por ejemplo las palabras ofensivas. Si ponemos límites desde el principio y creamos una buena estructura, tenemos más posibilidades de disfrutar de una relación longeva y constructiva.

Escucha y serás escuchado: Una de las frases que más me ha gustado oír decir a mi pareja ha sido:

¿¨De qué manera puedo ayudar a que te sientas mejor¨? Muestra pro-actividad e interés, muy de agradecer cuando estás dolido por algo y estás mostrando tu preocupación o vulnerabilidad. ¡Probadlo!

Telepatía: De momento.. ¡No está demostrada! Evita adivinar y procura preguntar.

Sumando a lo que más le gusta: ¿Que tal si esta vez, en lugar de poner el foco en lo que necesitas tú, pruebas a fomentar las cosas que hacen ilusión o que hacen evolucionar a tu compañer@?

Soy imperfecto y te perdono: Cuando comprendamos que en nosotros está la imperfección , podremos perdonar las faltas de los demás.

Conociéndonos toda la vida: (Alex) Me gusta la frase ¨Yo soy yo y mis circunstancias¨.

No deberíamos sorprendernos cuando la persona que tenemos al lado, hace ¨algo que nunca habríamos imaginado¨. Terminaremos la vida sin conocernos del todo a nosotros mismo y aún menos a la persona que tenemos al lado.

¡Mantente abierto de mente ya que la vida te va a dar muchas sorpresas!

¿En qué te vas a fijar? En pareja se ganan unas cosas y se pierden otras. No, no vas a poder hacer absolutamente TODO. Ya no estás sol@. Por ello con frecuencia hay que hablar y consensuar.

Me siento de tal manera – ¿Cómo ves tú la situación? – ¿Hay algo que podamos variar para que los dos nos sintamos cómodos?

Ahora NO gracias: La paciencia y la flexibilidad son los mejores aliados. En temas conflictivos es bueno fijarse en los avances positivos que hacemos tanto nosotros como nuestr@ partner y tener en cuenta que hay épocas en las que nosotros o la otra persona no tiene la capacidad de gestionar algo. Por ello a veces ser paciente y tratarlo en otro momento resulta algo mágico.

Lo que hoy me molesta, mañana puedo disfrutarlo. ¿Lo revisamos más adelante?

Juntos pero no revueltos: En la variedad está el gusto.

Debe haber amigos comunes y amigos propios. Si predomina uno de los dos, intendad equilibrar.

Deja de ser tú: Si dejas de ser tú para continuar en pareja, tienes y tenéis los días contados. Vivirás amargad@. Nunca nunca dejes de hacer lo que te hace sentir en plenitud o las cosas que realmente te hacen ilusión.

Si con la persona que tienes al lado, eso no te es posible.. Se ¨firme como la ausencia¨.

Detallista y sorprendente: Hay mil detalles que no requieren dinero. Verás la cara que se le pone si le entregas una notita en un sobre.

Los expertos dicen: En la mayoría de casos somos nosotros quienes otorgamos la etiqueta de ¨bueno o malo¨a las cosas. Es interesante recordar que la palabra bueno y malo, es un invento del hombre. La realidad es generalmente neutra.

Bye bye Hollywood: Si pretendemos que nuestra vida se asemeje a las que vemos en las películas románticas, la decepción está asegurada.

Bye bye sweet love: 1- Darse un tiempo prudencial para conocer a nuestro compañer@, 2- ¿puedo lidiar con los aspectos que me incomodan? 3- ¿Se pueden suavizar?

Si no se da ni la 2 ni a 3 = Bye bye sweet love.

La excepción que confirma la regla: En pocos casos las relaciones se conducen solas por un camino recto y liso. Así que cada uno deberá hacer un trabajo emocional propio y siempre-siempre, aplicar buenas intenciones.

A veces cerca, a veces lejos: Todo son épocas, sin forzar fomenta el acercamiento y también acepta el distanciamiento.

Flexibilidad y positivismo: Hoy más que nunca la vida es cambiante. De no aceptarlo sentiremos frustración e inseguridad. En este caso, la mejor opción es aumentar nuestro nivel de positivismo y capacidad de adaptación.

Nada es tan terrible: A veces le damos demasiada importancia a cosas que no la tienen. En el momento las cosas cobran unas dimensiones mayores. Espera 24 horas y entonces procede.

¡Abajo las expectativas! Observando, vemos que las personas esperamos que las cosas sean o sucedan de una forma precisa y determinada. Cuando imaginamos algo y esperamos que las cosas sucedan de esa manera, es muy probable que nos frustremos ya que la vida es imprevisible y de mil formas distintas. Con mucha suerte coincidirá con nuestras fantasías, pero hemos de ser conscientes que también puede suceder lo contrario.

¡Vamos equipo!: Averiguad cuales son vuestras fortalezas o habilidades y ¡unid fuerzas!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s